martes, 22 de septiembre de 2015

RED VELVET CAKE O TARTA DE TERCIOPELO ROJO.

Esta tarta es muy llamativa por el intenso color rojo que tiene el bizcocho. Os presento una adaptación de la "Red Velvet" que lleva menos azúcar y harina para conseguir más esponjosidad y menos calorías.



INGREDIENTES

Para el bizcocho

  • 3 huevos medianos
  • 75 gramos de mantequilla
  • 100 gramos de azúcar blanco
  • 125 gramos de harina para repostería
  • 50 gramos de harina de maíz (tipo Maizena)
  • 25 gramos de cacao en polvo
  • 100 mililitros de leche
  • 2+1 cucharadas de vinagre blanco o zumo de limón.
  • 1 cucharada de concentrado de vainilla de la casa Chef Home
  • 1 sobre de levadura Royal
  • 2 cucharadas de colorante "Red velvet" .
  • 1 cucharada pequeña de bicarbonato sódico
  • 1/2 cucharadita de sal




Para la cobertura

  • 250 gramos de queso blanco tipo Mascarpone, Quark o Mató.
  • 75 gramos de azúcar blanco glass ( en polvo)
  • 250 gramos de nata líquida para montar ( 33% de grasa)
  • 1 cucharadita de concentrado de vainilla (opcional)


MODO DE ELABORACIÓN

Quisiera aclarar que esta receta es una adaptación de varias recetas de Red Velvet que he encontrado mirando varios recetarios. La primera vez que probé una me gustó el sabor, pero la encontré excesivamente dulce y poco esponjosa. He intentado mantener la esencia de la tarta, pero reduciendo bastante los gramos de azúcar y de harina, de esta manera he conseguido que mi "Red velvet" sea más ligera y esponjosa. Y si en lugar de Mascarpone le ponéis Mató todavía está más buena . 


Del bizcocho

Primero. Pondremos en un bol la mantequilla ( que debe estar a temperatura ambiente y bastante blanda, no líquida) . Con un robot o varillas eléctricas batiremos al menos unos 2 minutos. Luego añadiremos el azúcar, y seguiremos batiendo 3 minutos más.Debe quedar una crema. Iremos añadiendo, uno a uno, los tres huevos que deben estar a temperatura ambiente. Primero , añadiremos uno y con las varillas batiremos, luego el segundo ,y así hasta el último.





Segundo. Añadiremos la vainilla concentrada y removeremos. Incorporaremos las dos cucharadas de "Red velvet" y removeremos. Si queremos un color más intenso , se puede añadir un poco más de colorante o menos, según el gusto de la repostera.






Tercero. Hacemos la buttermilk . Se puede comprar también, aunque la podemos hacer. Para ello, en un vaso pondremos la leche, le incorporaremos dos cucharadas soperas de vinagre blanco o limón. Después de 15 minutos veremos como la leche se corta, entonces ya la tendremos hecha. En realidad la buttermilk es como una leche o crema de leche agria.



Cuarto. En un bol pondremos todos los ingredientes secos y tamizados: la harina, el cacao, la Maizena, la levadura y la sal.



Quinto.Ahora es el momento de mezclar todos los ingredientes. En el bol donde hemos puesto la mantequilla, el azúcar y los huevos batidos, tenemos que ir añadiendo la leche agria o buttermilk y los ingredientes secos. 

Empezamos añadiendo una parte de las harinas y removemos; seguimos echando la leche y removemos; repetimos la operación dos veces más y seguimos removiendo. Pero , ojo, es importante que al final incorporemos el ingrediente seco.



Sexto. En un vaso pondremos una cucharadita de bicarbonato sódico y una cucharada de vinagre blanco. Veremos como reaccionan y se producen muchas burbujas. Esta mezcla la incorporamos enseguida a la masa y removemos con movimientos envolventes.



Séptimo. Engrasamos un molde de 18 centímetros de diámetro, espolvoreamos de harina, retiramos la sobrante , colocamos la masa e introducimos en el horno (previamente calentado) a unos 180 grados centígrados. Tardará en hacerse unos 25 o 30 minutos.





Octavo. Haremos la cobertura. Ponemos en un bol el queso, mascarpone, Quark o incluso Mató. En varias ocasiones he utilizado como queso cremoso el "Mato" , un queso blanco típico catalán , que le ha dado un sabor a la cobertura extraordinario.  Con una varillas o un robot batiremos el queso unos 2 minutos, luego iremos añadiendo el azúcar glass gradualmente y seguiremos batiendo . 


Si queremos se puede añadir una cucharadita de concentrado de vainilla. Es opcional.



Montamos la nata con un poco de azúcar glas ayudándonos de las varillas eléctricas. Mezclamos la nata con el queso batido cremoso, removeremos bien con movimientos envolventes.



Noveno. Montaje del pastel. Cortaremos en tres discos el bizcocho. Intentaremos que sean iguales de grosor. Cada disco lo rellenaremos de la crema de queso.Después de colocar el último disco de bizcocho , cubriremos generosamente los laterales y la superficie del pastel con la misma crema.






Nota: He querido hacer un sólo bizcocho ,utilizando un molde más pequeño, de esta manera el bizcocho lo cortaremos en tres discos y nos aseguramos que las dimensiones de los tres sean iguales.



Es importante encarar bien los discos, para ello insertaremos unos palillos en el bizcocho que nos servirán de guía para colocarlos bien.



Cuando esté todo cubierto lo podemos decorar con lo que queramos, grosellas rojas, fresas (cuando es temporada), cerezas naturales o confitadas, etc. Es más bonito utilizar un fruto de color rojo intenso que contrasta con el blanco de la crema y va en sintonia con el color del bizcocho , rojo terciopelo.









Buen provecho!!!

5 comentarios:

  1. Te ha quedado genial, me encanta, la he probado pero nunca la he hecho, tendré que animarme.
    Un besazo.
    No me quedo de seguidora, no veo donde hacerme.:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Merche, gracias por dejar tu comentario. Si pruebas mi receta verás que he eliminado un poco de azúcar y harina lo que hace que no tenga tantas calorías. A la vuelta del verano ya se sabe. Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  2. Qué bonita que te ha quedado. Te felicito.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho la Red velvet que presentas en tu blog. La probaré.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Por fin he hecho esta tarta. No me ha quedado demasiado bonita, pero está muy rica, tiene un sabor especial. ¡Gracias!

    ResponderEliminar

Gracias por participar